Ayer descubrí...

viernes, 12 de octubre de 2007

Primero voy a hacer una introducción, ya que sé que en mi cabeza las palabras no necesitan tanto orden, pero cuando salen el mundo necesita que sí tengan "algo" de orden, ahí va:
Pese a que las montañas me rodean, y que durante mi tibia adolescencia -ya que yo considero que sigo siendo una niña- las frecuenté en campamentos y salidas...Pese a que hay personas como Mateo que suben el Aconcagua con 16 años...Pese a las leyes físicas...Pese a ir por lugares seguros...Pese a que camino siempre mirando el piso -cuando estoy en la naturaleza- ...Pese a que es una estupidéz...
Sufro de Vértigo.
Incluso a veces cuando estoy acostada y giro la cabeza, siento vértigo...ojo, he intentado superarlo con distintos métodos propios...Y varias veces no sufrí tanto...pero aún nada...
Eso por un lado.
Ayer mi papá hablaba de cuando de chica me inclaustraron en una guardería. Según cuentan mi primer guardería quedaba en la calle José Vicente Zapata, se llamaba: "El Sapito glo-glo" -es otra cosa para analizar el nombre absurdo que le ponen a las guarderías...-.
Y en un recreo, uno de los chicos -que era extranjero- me mordió el brazo (al mejor estilo Abe). Las Seños llegaron tarde y bueno después de eso, Pepe y Mary decidieron que hasta que no aprendiera a hablar no me dejarían otra vez en la guardería.
Mi segunda guardería, quedaba justo en la calle detrás del Sapito (creo que es Don Bosco) y se llamaba "Frutillitas", era una casa grande "adecuada" para ser jardincito, las paredes del frente eran blancas, el portón era rojo y con bordes rosas, la puerta inmensa de color verde que subiendo un escaloncito -con piso de granito- daba a un pasillo que iluminado por la luz del patio distribuía el lugar en donde estaba cada salita. Nuestros pintorcitos eran a cuadrille, rojos y azules, y tenían un escudito con una frutillita y el nombre de cada uno bordados.
No me acuerdo mucho más, sí recuerdo el aroma -por ejemplo- pero me es imposible describirlo ahora.
Siguiendo con el relato de P & M, resulta que un día Yo mordí a un compañerito.-No me voy a poner analizar esa situación-
y el castigo a mi acto fue la muy temida
..."sillita alta"...
ésta se encontraba a una esquina entre el pizarrón y la pared.
Después del relato, y mientras almorzaba deduje:
....ñam ñam, claro má! esa sillita es la responsable de mi vértigo!!!!!!
Mi mamá, levantó la cabeza me miró y con cara de (?) volvió la vista al plato.

10 Espacio del Transeúnte:

LêA dijo...

ah, según con qué pie me levante, también verfro de sútigo...

en ciertas culturas, los niños se muerden entre ellos para prometerse amistad & compañia eternas. En las demás, sólo es señal de que el almuerzo está demorando demasiado...

flavia dijo...

¡sapito glo glo! todos los chicos de quienes trabajaban en el centro iban allí...ahora se usa duende flo...el vértigo que yo padezco no tiene causa, pero da como para que nunquísima en mi vida me haya podido subir a un columpio o a un tobogán sin sentir naúseas, ni hablar de los colectivos nuevos que tienen los asientos invertidos.saluditos, niña!

will dijo...

Mi jardin se llamaba Dumbo como el elefante.
No me voy, no. :P
Es solo que ...no estoy muy escritor.


Besos

LêA dijo...

Mi jardín se llamaba "Little Hitler", y mordernos era lo más suave que nos hacíamos...

Gustavo Cavicchia. dijo...

Yo no sufro de vértigo, al contrario de niño fui más que terrible, no había un lugar alto donde no quisiera subir, tengo varias cicatrices que lo demuestran, inclusive me atropello un auto a los 9 años y casi perdí una pierna, pero quede muy bien de eso ja… suena más terrible de lo que fue, bueno en su momento fue jodido.

Che!!! gracias por pasar por el arpa, pero lo del sol no lo entendí ?¿

Me acorde de algo de cuando tenia 5 años y fui por primera vez al jardín de infantes, en ese tiempo se usaban canastitas de mimbre donde vos ponías la merienda, ponías también un vasito de plástico… bueno el olor de esa canastita me encantaba y es algo que tampoco lo podría describir, que se yo, cosas.

Me gusto mucho está entrada… besos.

t O L a dijo...

jaja

también está
"peter rabbit",

"misia pepa" (???)

qué nombres...

---
y sí, seguro q la sillita alta tuvo algo que ver
qué bueno q te diste cuenta sola
ahora q ya sabés, TENËS q superarlo, estás obligada, che

a mí me encantaba morder cuando era chica; entre mis hermanos (somos 5) nos mordíamos pa dejarnos la marca en el antebrazo, casi siempre

todavía me gusta morder

pero no hasta el punto de hacer doler

sólo pa dejar marca
(uh, cuántas cosas se pueden deducir de ahí))

mordida!
(ah no, bezoto)
o mordida, y un beso sobre la mordida por las dudas que sí duela, para hacer sana sana

Titania dijo...

Uy, nena, cómo te entiendo...yo sufro de vértigo también y no puedo ni subirme al último peldaño de una escalera mediana...puedo volverme una histérica demente (más aún de lo que soy, jajjaa).
Ahora, eso de la sillita alta está pa terapia, hay que superarlo, Berry...
Cerca de casa hay una guardería que se llama "Hannibal". No sé si los chicos muerden o no, pero se ven bien alimentaditos todos.....(jejejejeeeee)
Un beso! (sin mordida y sin alturas)

Berry dijo...

Lêa: yo iba de tarde al jardincito, al igual que toda mi primaria y el 1º año de la secundaria...debe tener algo que ver con el hecho que Odio levantarme temprano! Igual supongo q en algún punto remoto no era por lo del almuerzo...
Con razón, con razón..si eso era lo menos...

Seeeeeeee Flavia realmente eso de los asientos invertidos en el colectivo es una locura, no hay vez que cuando me siento ahí no tenga miedo de caerme encima del de enfrente en plena frenada! jajaja

Will!!! que bueno que estas...y de eso no te preocupes...eso tb pasará...con el tiempo.Cuando era chica me daba mucho miedo la parte de la peli cuando se emborrachaba y veía los elefantes rosas y todo se veía más verde...sssssssssss!!!

Gustavo, lo del sol fue alusión a que justo en ese momento se había des-nublado, justo al entrar al blog. saludos!

Tola y Titania: Terapia no...y nada de superarlo..jajaj total no me voy a hacer la valiente a esta altura de mi vida!jajaja

besososososo y mordiscos!

megribe dijo...

¡El pintorcito!!!! ¡Cuántos recuerdos me trajo este post...! Volviendo a la "adultez", deberían decretar el vértigo como anticonstitucional... es verdaderamente un asco... Por alguna razón me viene a la memoria una explicación del vértigo (que, creo lo leí en alguno de los libros de Javier Marías -o Milan Kundera-) que lo definía como el resultado de la lucha entre dos ansias opuestas: el querer tirarse y el quedarse sano y salvo en tierra firme (de ahí el mareo y la sensación de nauseas...). Quizás esta teoría podría aportar un elemento más para que analices tu propio vértigo... (digo, a lo mejor la cura es hacer parapente o algo por el estilo... =P). Como siempre, ¡un gusto leerte!.

Berrysand dijo...

Megribe: qué buena explicación y clara! la verdad siempre quise hacer cosas absurdas, pero más allá del miedo -natural pero corregible- que le tengo a la muerte; más le temo al dolor, a agonizar y sufrir mucho!!! supongo que por eso también soy como soy..

Gracias por pasarrrrrrrr!!!

 
Estornudo Virtual - by Berrysand